Junior de Barranquilla inscribió la nómina que utilizará en el primer semestre del año en Liga y Copa del fútbol profesional colombiano. La plantilla la integran 3 arqueros, 2 laterales derechos, 2 laterales izquierdos, 4 zagueros centrales, 8 volantes y 6 delanteros. El arquero Miguel Fontalvo (llegado del Barranquilla FC) será inscrito inmediatamente se reúnan los documentos requeridos. La inscripción del volante Enrique Serje está supeditada a la orden del DT Julio Comesaña. El caso de Carmelo Valencia en el sentido que el Cúcuta Deportivo alega que aún tiene contrato por seis meses más ha sido llevado por el Junior a la Comisión del Estatuto del jugador para conseguir su habilitación invocando el derecho al trabajo. Rafael Pérez pidió al Junior su cesión al club Talleres de Córdoba. Junior aceptó finalmente ayer atender el pedido del jugador cartagenero que irá préstamo previo el pago de un monto acordado. Indagué anoche si el equipo barranquillero buscaría otro zaguero central para llenar el cupo dejado por Pérez y la respuesta fue no.

Plantel 2020-1
Junior de Barranquilla
DT Comesaña

Arqueros (3)
Sebastián Viera
Florida (Uruguay), marzo 7, 1983
36 años – 1,84 metros

José Luis Chunga
Barranquilla, julio 11, 1991
28 años – 1,83 metros

Por inscribir
Reinaldo Fontalvo (Sub 23)
Barranquilla, enero 8, 1999
21 años – 1,90 de estatura
Salido de la cantera del Barranquilla FC donde llegó en el 2007.

Laterales Derechos (2)
Marlon Piedrahita              Lesionado y suspendido
Medellín, junio 13, 1985
34 años – 1,75 metros

Fabián Viáfara                   Nuevo 2020
Cali, marzo 16, 1992
27 años – 1,67 metros

Laterales izquierdos (2)
Gabriel Fuentes                 Sub 23
Santa Marta, febrero 9, 1997
22 años – 1,80 metros

Jeison Angulo                    Nuevo 2020
Cali, junio 27, 1996
23 años – 1,84 metros

Zagueros centrales (4)
Germán Mera
Cali, junio 13, 1985
29 años – 1,87 metros

Willer Ditta                        Sub 23
La Jagua de Ibirico, enero 23, 1997
22 años – 1,80 metros
Canterano del Barranquilla FC

César Haydar                      Sub 23
Barranquilla, marzo 31, 2001
18 años – 1,77 metros
Canterano del Barranquilla FC

Danny Rosero                    2020
Bogotá, octubre 6, 1993
26 años – 1,86 metros
Llegó procedente del Deportivo Cali

Volantes (8)
Leonardo Pico
El Cocuy, octubre 4, 1991
28 años – 1,80 metros

James Sánchez
Barranquilla, mayo 4, 1988
31 años – 1,77 metros

Freddy Hinestroza
Medellín, abril 5, 1990
29 años – 1,75 metros

Luis González       Venezolano
Cariaco, diciembre 22, 1990
29 años – 1,70 metros

Sherman Cárdenas            2020
Bucaramanga, agosto 7, 1989
30 años – 1,69 metros
Llegó procedente del Atlético Bucaramanga

Larry Vásquez                    2020
El Zulia, septiembre 19, 1992
27 años – 1,86 metros
Llegó procedente del Deportes Tolima

Didier Moreno                    2020
Pizarro, septiembre 15, 1991
28 años – 1,79 metros
Llegó procedente del DIM

Cristian Higuita                 2020
Cali, diciembre 1, 1994
25 años – 1,74 metros
Llegó procedente del Orlando City USA

Pendiente de decisión del DT Comesaña
Enrique Serje
Sabanalarga, enero 10, 1996
24 años – 1,80 metros

Delanteros (6)
Teófilo Gutiérrez
Barranquilla, mayo 17, 1985
34 años – 1,77 metros
Botín de Oro 2009-1
Mejor jugador de América 2014

Miguel Borja                      2020
Tierralta, enero 26, 1993
26 años – 1,83 metros
Llegó procedente del Palmeiras del Brasil
Botín de Oro 2016-1
Botín de Oro Copa Libertadores 2018
Mejor jugador de América 2016

Edwuin Cetré                     Sub 23
Cali, enero 1, 1999
21 años – 1,74 metros

Luis Sandoval                    Sub 23
Soledad, junio 1, 1999
20 años – 1,80 metros

Daniel Moreno
Carepa, enero 17, 1995
24 años – 1,73 metros

En la Comisión del Estatuto del jugador
Carmelo Valencia               2020
Tutunendo, julio 13, 1984 
35 años – 1,75 metros
Botín de Oro 2012-2
Botín de Oro 2017-2

 
El viacrucis de los técnicos “sub”

Eso de ser técnico de las selecciones menores de Colombia es un camello de diez jorobas. Si ser entrenador en el fútbol profesional es una verdadera odisea, serlo en las inferiores es subir al patíbulo para ser acribillado a diario. Lo digo no sólo por Arturo Reyes sino por el Piscis Restrepo y Eduardo Lara sus antecesores en las selecciones Sub 20 aunque la actual sea Sub 23 luchando por un cupo de Tokio 2020. El análisis es simplista. Si el seleccionado gana, nos fijamos sólo en los jugadores de futuro. Si pierde, nos centramos exclusivamente en el técnico. De nada sirve si han sido errores individuales, ni los goles botados, ni el penal propiciado. Reyes, Restrepo y Lara dirigieron en el fútbol profesional. Reyes es asesor del DT Queiroz y lo fue de Comesaña, Restrepo fue campeón en Colombia y Costa Rica, Lara fue entrenador de la Colombia de mayores. Las protestas, aún con títulos logrados, han sido las mismas. Sufrimos durante todo el torneo.

En los torneos menores, los técnicos llegan con su alineación básica, con el paso de los partidos esa alineación titular va cambiando por razones de rendimiento, de fragilidad física o mental. Hay quienes juegan bien pero no aguantan la presión del entorno.

Los hay que llegan como figuras porque juegan en primera división, porque están en el fútbol extranjero, porque se cree que su futuro será halagador y no rinden. Los hay quienes llegan con bajo perfil y se convierten en figuras.

Y después lo de siempre. Juegas un buen partido y pierdes. Juegas un partido malito y ganas. Se juega más o menos bien, pero anotar un gol es un imposible. Es un panorama que se ha repetido en los seleccionados menores y de mayores de Colombia durante los últimos tiempos.

El país se ve inmerso en una “sufridera” mientras se juegan los partidos. Se incrementan los casos de hernias y uñas sangrantes en el gran público que sigue al fútbol. A veces se juega bonito y ni un gol. A veces se juega mal y tampoco. Pitan un penal a favor y, si no se incrementan las oraciones, es casi seguro que lo tapará el arquero, o pegará en el palo o el balón caerá en la tribuna.

También ha pasado cuando hemos ganado cosas. Los líos  que se han armado porque “jugamos mal” o “porque jugamos bien, pero sin gol”. Pasó con el Piscis a pesar de haber ganado los suramericanos Sub 17 y Sub 20 y haber clasificado a los Juegos Olímpicos de Brasil. O con Lara cuando ganó un suramericano, unos juegos Bolivarianos y un Torneo de Toulon. O el mismo Reyes que ganó medalla de oro en los Juegos Centroamericanos.

El sufrimiento comenzó, esta vez, con el mismo primer partido del preolímpico en Armenia. Pero bueno, no es como se comienza sino como se termina…

© HI


Murió el “Caimán” Sánchez,
dejemos que rija el silencio…

El “Caimán” Sánchez, el mítico arquero colombiano que le mostró al mundo que Colombia era tierra de buenos porteros, murió en Bogotá la tarde de este jueves a los 93 años edad. El “Caimán” nació en Barranquilla el 27 de febrero de 1926 e integró una familia de excelsos deportistas como su hermano “Patón” Sánchez que practicó el fútbol, el béisbol y el atletismo. Con vasta historia como jugador y como técnico en el fútbol profesional colombiano, en el fútbol argentino, en el mexicano y en los seleccionados colombianos, Efraín fue el arquero del equipo que representó a nuestro país en el mundial de Chile 1962. Debutó en el fútbol profesional con Millonarios en 1943 equipo en el que jugó en dos épocas diferentes y se despidió en el Junior de Barranquilla siendo arquero y después el técnico en 1966. Después lo volvió dirigir en 1971 y en 1986. El “Caimán” jugó en San Lorenzo de Almagro (Argentina) en 1948 y en el Atlas de Guadalajara (México) en 1958.

En el fútbol profesional colombiano ganó dos títulos con el Deportivo Independiente Medellín (1955 y 1957) y uno con Millonarios (1964) en el que fungió como jugador y técnico.

Como técnico de la Selección Colombia disputó la final de la Copa América con Perú en un tercer partido que no estaba programado en Caracas en el que se perdió 1x0 con gol del “Cholo” Sotil. Por año, esta hazaña, más el empate 4x4 con la Unión Soviética en Arica, fueron las dos grandes hazañas del fútbol nuestro y, en ambas, estuvo presente este gran hombre del fútbol y de la vida.

Efraín fue un buen hombre, de talante como los de antes, incursionó ocasionalmente en la política, pero su vida estuvo ligada sin descansar al fútbol que fue la gran obra de su permanencia en este mundo a más de haber fundado una hermosa familia con la que estuvo viajando por razones de su actividad profesional hasta cuando se afincó en Bogotá, ciudad que ahora lo devuelve al seno del Buen Dios.

La última vez que lo vi fue en el set del programa Kick Off del Canal Win Sports. Ese día, después de una extensa y entretenida entrevista y luego que hubiera terminado y se hubiera marchado todos hablamos de su lucidez a pesar que notamos que había perdido un poco la audición pues debimos hablarle un poco alto al notar que volteaba su cabeza para escuchar mejor. Respondió todas las preguntas con exactitud, con anécdotas, con fechas, con recuerdos evidentemente frescos en su memoria.

Volvimos a saber de él cuando el Papa Francisco vino a Colombia y él pidió que le permitieran verlo puesto que el Santo Padre es hincha del San Lorenzo de Almagro, el equipo argentino donde tapó el “Caimán”. Fue la última vez.

Colombia ha perdido no sólo al primer gran arquero de nuestro fútbol sino a un ser humano excepcional, como pocos. Y el mito no nace hoy, el “Caimán” Sánchez lo fue desde la primera vez que defendió una portería. Que no lo vamos a comparar. El “Caimán” fue único.

Y mientras el “Caimán” Sánchez vuela a ese espacio insondable al que llamamos cielo, dejemos que rija el silencio…

© HI


El Canal Premium

Me he abstenido de hablar sobre el tema del Canal Win Más porque soy parte del gran canal deportivo de Colombia. Ante su inminente salida al aire es menester señalar algunas cosas para la orientación del gran público comenzando por el tema de la tarifa de $29.900 mensuales. Ese monto lo pagará quien adquiera el canal por los 64 partidos mensuales que pasará Win Más incluyendo Liga, Torneo y Femenino. Quiere decir que cada juego le costará al televidente $ 467,oo. Eso para contar sólo el calendario de juegos además de los  programas, noticieros y cubrimientos especiales. La transmisión de los juegos no tendrá anuncios comerciales.

Los dueños del fútbol profesional son clubes clase A de los 36 equipos de Liga y Torneo y son los que deciden cómo repartir los dineros recibidos de la televisión. El negocio del Canal Win Más fue una idea original propuesta por DIMAYOR y no es a riesgo compartido como sí el Canal Win Original. En este último las utilidades o las pérdidas son asumidas por DIMAYOR y Win. En el Canal Win Más el riesgo lo asume en su totalidad Win. Por tanto, DIMAYOR tiene asegurado el pago de los derechos que cedió mediante contrato firmado.

El monto que recibe cada equipo anualmente es decidido por ellos mismos, como he explicado. El nudo gordiano lo tienen los dueños del fútbol que decidieron repartir los dineros a partes iguales. Quiere decir que el mismo monto que reciben Junior, Millonarios, América o Nacional es el mismo que reciben Unión Magdalena, Jaguares, Pereira o Huila. Que es inequitativo sí, pero eso fue decidido por los propios dueños del fútbol. Si replantearan la repartición de los dineros en el que los grandes (que invierten más) ganaran más que los equipos pequeños (que invierten menos) obtendrían montos más grandes, pero no han podido conseguir los votos para que ello ocurra. Ningún equipo pequeño votará a favor para que le quiten parte del dinero que ya tiene asegurado.

Las cifras por pagar de parte del Canal Win Más a DIMAYOR no son poca cosa. Antes de la aparición del canal en el 2011, DIMAYOR recibía 6.280 millones de pesos por año. Ahora, además del contrato y los dineros que recibirá por el Canal Win original percibirá, además, la parte del Canal Win Más. El año pasado recibieron $ 112.671.000.000,oo. Son dos negocios separados.

El monto del contrato de Win Más es por 8.9 billones de pesos por ocho años. Los montos irán variando sobre la penetración (compras del canal) sobre un universo de 4.000.000 hogares.

Si la penetración es del 10% de los hogares, DIMAYOR recibirá $149.546.000.000,oo, si es del 15% obtendrá $165.013.000.000,oo, por el 20% se le abonará $189.684.000.000,oo y por el 25% $219.806.000.000,oo. Si se llegara a tener una penetración del 33% como Argentina o 31% de Chile tendrían una bolsa de $283.700.000.000,oo. En Europa, los canales Premium de mayor acogida en el fútbol son Inglaterra con el 75% y España con el 45%.

Los canales Premium comenzaron con HBO (la taquilla en casa) y su sistema PPV (pague por ver) con películas y las grandes peleas de peso pesado en 1972 y es una elección del gran público como el caso de Neflix, que es el gran fenómeno de la televisión de hoy. Como el que compra una entrada para el cine, el carnaval, el circo o los conciertos. La razón es una sola. Es que el fútbol es una empresa privada que, como todas, vale dinero. Por eso, para entrar al estadio, hay que pagar…


El nuevo Junior

Después de la efervescencia por las contrataciones en Junior (nueve en total) ahora estamos en la parte más delicada de cara a la temporada 2020, el montaje del conjunto como tal. El DT Comesaña pudo contar, en las últimas temporadas, con un equipo estable, una alineación básica conocida, rendidora y ganadora de títulos. Ahora, deberá armar otro equipo, con otros jugadores. Es lo que los gringos llaman el “team work” que no es otra cosa que las “pequeñas sociedades” de antes o los “automatismos” de ahora. Se use un nombre u otro, se trata del conocimiento y reconocimiento de un jugador a otro, y entre sí, dentro del terreno de juego con las virtudes y defectos de cada quien. De los jugadores recién llegados, Sherman pudiera recordar cosas del club y de su técnico. Es el único que vuelve. Los otros ocho son nuevos en la institución y es posible que nunca hayan jugado como compañeros en otros equipos. Obviamente, no todo va a ser nuevo. Aún existe una base desde la cual el técnico arrancará a trabajar.

Por ejemplo, Viera y Chunga; Piedrahita, Mera, Pérez, Ditta, Haydar y Fuentes; Pico, James e Hinestroza; Teófilo, Cetré, Moreno y Sandoval. El tema es que Piedrahita, además de la lesión que acaba de padecer, deberá pagar 8 fechas de suspensión y los Sub 23, Ditta, Fuentes, Sandoval y Cetré arrancaron el año en la Selección Preolímpica y, si Colombia clasifica a Tokio 2020 como todos esperamos, estarán siendo llamados permanentemente a los micro ciclos.

Las llegadas de Borja, Valencia, Vásquez, Higuita, Rosero, Viáfara, Sherman, Moreno y Angulo han sido celebradas por cuanto son jugadores reconocidos, pero hasta ahí llegó la labor de los dueños y de la administración del club. Se ha metido un “billetón” para suplir la ausencia de los Sub 23 y la de los que se fueron casos Narváez y Cantillo (rendidores y puntales), Gutiérrez y Murillo (lesionado).

De aquí en más la responsabilidad recae en el DT Comesaña y en el grupo de los recién llegados. Y no es que se prepare para ganarle a Flamengo como le pidió públicamente Fuad Char. No, hay que prepararse para ganarle a todos.

Y a aprovechar el tiempo. Es que es demasiado corto esta vez…

Barranquilla
Enero 13, 2020
© HI

 
 


WIN SPORTS

7:00 AM
Kick Off

12:00 MD
Win Noticias

4:30 PM
Saque Largo

6:00 PM
Conexión Deportes

10:00 PM
Win Noticias

 

Copyright © 2020, Barranquilla - Colombia. Todos los derechos reservados.
Está prohibida la reproducción total o parcial de la página